Quienes hemos perdido a un ser querido sabemos verdaderamente lo que duele su pérdida, es tanto que llega hasta el alma.
Escuchar frases famosas como: ¡Cuánto lo siento!, ¡vaya…lo superarás!, tantas fueron las veces que decidí que hay que oír y no escuchar en determinadas ocasiones, porque de no hacerlo así, más se sufría. Realmente las personas decían eso porque a nadie nos enseñan absolutamente nada sobre la muerte y afirman porque es lo que se ha dicho siempre.

Las últimas semanas a su fallecimiento fueron durísimas y llenas de mucha tristeza. Cuando se marchó parte de mí se fue con ella. Supe que no volvería a ser la misma. Me enfadé conmigo misma y mucho, hasta que fuí encajando el golpe como supe y a mi manera.

Escucho audios para recordar su voz para así tenerla muy presente porque la quiero conmigo hasta el fin de mis días. No sé si será bueno o malo, aún así yo de vez en cuando los escucho porque hacerlo me reconforta.

Mi alma gemela, Esther.

Dicen que son varias las etapas en el duelo cuando pierdes a un ser querido, a mi me afectó la de la tristeza, invadiendo todo mi ser. La extrañaba cada segundo de mi vida tanto que hasta me olvidé de vivir.

Conforme han pasado los meses he aprendido con su pérdida muchas cosas. Ella fue además de mi hermana, mi mejor amiga, mi confidente. Con ella compartí, jugué, reí, lloré, viajé, salí, peleé…y es que ella era mi alma gemela. Con tan solo mirarme ya sabía que me podía estar pasando. Conversábamos y arreglábamos el mundo como si no hubiera un mañana.

Un día dejé de preguntarme el porque, y opté por aceptar que ya no la vería más y que jamás volvería a sonar el móvil, uff…que pena más grande me entraba nada mas pensarlo. Tomé conciencia de ello porque hay una parte de la vida que no controlamos y es una vivencia difícil de afrontar. No me tocó otra que revisar mis esquemas vitales porque independientemente de que yo viera la vida de otra manera éste golpe me tambaleó todo.

Ordené mis valores, observé mi vida desde lo mas profundo y a partir de aquí comencé a trabajar mi interior y me hice la pregunta: ¿Cómo quería seguir viviendo? vaya… que pregunta mas dolorosa me hice y responderla me ocasionó despertar de un duro letargo. Muchos cambios tuve tras empezar a responder a semejante pregunta!.

El haber tenido contacto en primera persona con el dolor me hizo ser mas sensible de lo que ya era y no se… tuve la necesidad de ayudar a los demás, sin importarme cual pudiera ser el problema porque a mi me hacia ser mas fuerte y me daba cuenta de que iba conquistando mi dolor. Yo no se, si hacia o no lo correcto porque sinceramente el dolor era mío y a mi actuando así me ayudaba y mucho.

Encontré entonces, mi salida y con ello florecer de nuevo, dándome me cuenta de mi fortaleza, que emanaba desde lo mas profundo de mi ser. Me sentí muy agradecida conmigo misma y con la vida, sobre todo con mi familia que sin ellos habría sido imposible. y por supuesto sabiendo que el amor de hermanos está conectado corazón a corazón y ni la distancia ni el tiempo podrán separarlos.

Continué catando vinos y transmitiendo cada uno de ellos porque es lo que mejor se hacer en éste mundo, me apasiona y ello me ayudó a salir de la inmensa tristeza.

Fondillón de entre los cinco magníficos del Mundo.

Disfrutar de una copa de FONDILLÓN en la orilla del mar es una maravilla. Siendo además, uno de los cincos magníficos del mundo. Es un vino rancio, mágico. Variedad Monastrell. Su color brillante con destellos caobas, me enternece potenciando así mis sensaciones. La entrada en boca, es ardiente y a su vez dulce, me fascina. Su aroma es embriagador. Lo elijo para éste maridaje de emociones porque es un vino lleno de historias y que surcó todos los mares siendo nuestro gran “ TESORO ALICANTINO”. Y es que el disfrute es tal que me transporta a situaciones que he vivido con mi hermana que me llenan de satisfacción, alegría, ternura y emoción.

@mgwinesgroup


Y “Cuando dejas zarpar al amor” te liberas entendiendo que la muerte de un ser querido no se supera, sino que aprendes a vivir con ella.
Porque éste amor fue, es y será eterno y ella siempre estará presente en nuestras vidas.
Por ti, ESTHER, allá donde quiera que estés siempre estarás conmigo. Y gracias porque tu perdida me ha hecho diferente y ahora soy quien soy con todos mis defectos y todas mis virtudes en parte a ti. Éste brindis va por ti. ¨Gracias¨

Te amo my sister.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest